Un pequeño-gran proyecto que saca sonrisas

Estoy muy agradecido de que “mi historia” (nuestra historia: “La Educación Como Compromiso”) se valorase para ser incluida en el proyecto Common Greatness y estoy realmente conforme y satisfecho con el resultado.

A vosotros, ¿qué os parece?

1264289_703808999635335_344871757_o

Luis Felipe Prieto Vara es Psicólogo Social, educador de vocación y padre de familia.
             Nace en Arévalo, un pueblo de Ávila, aunque se siente “de un lugar llamado mundo” ya que ha estado viviendo en muchos sitios, destacando Tánger (Marruecos) entre el resto. “De Tánger nos traemos mi mujer, mi hija de 10 años (que entonces tenía poco más de uno) y yo muchas experiencias, pero sobre todo una fuerte …idea acerca de las revoluciones; a veces queremos cambiar el mundo y no sabemos por dónde empezar, y es en Tánger dónde nos damos cuenta que la única revolución que nos queda por hacer es la de cada uno, desde dentro. Gandhi ya lo decía: ‘sé el cambio que quieres ver en el mundo’. Aunque realmente no es un cambio, si no una recuperación de lo que éramos. No es un cambio de paradigma, es un recuerdo de su esencia, la cual se pierde durante el camino y hay que refrescarla. Recuperar valores como la tranquilidad, la charla, el tú a tú, el nosotros, la colaboración…”.
             Y, con la intención de mantener esa línea, Luis Fe siempre ha estado ligado a la educación, la colaboración con ONG’s, los trabajos en grupo, comunidades, equipos de trabajo y vecindarios, dado que es el campo que abarca su ocupación, además de dedicarse desde hace un tiempo a la corriente de la psicología positiva: nuestro mejor “yo”.
              Tras diversas colaboraciones, centros de menores y pisos tutelados ha tenido el deseo de emprender su propia historia, sin dejar de lado el resto de actividades. “Y ahora, que hay más incertidumbre, estoy teniendo más tiempo para dedicarme a mi proyecto al 100%” el cual inicia en el verano pasado: “Mi actual actividad nace de un ‘sentido arácnido’ que descubro estando con mis hijas en el parque; mirase hacia dónde mirase veía intervenciones paternales que yo habría hecho de forma diferente, que habría actuado de una forma distinta, por lo que me doy cuenta que tengo ojo para la comunicación padre-hijo e interacciones entre personas, por lo que, hace un par de años, empiezo a tomar notas que consisten en 12 puntos o titulares de ‘cómo actuar’, son ‘ingredientes’ para educar. No son mágicos pero si lo suficientemente buenos para hacer una gran receta. Mi intención no es que sea un manual de instrucciones, sino un libro (en el futuro) útil. No consiste en un protocolo de cómo comportarse, más bien es un acompañamiento a lo largo del crecimiento. Para mí la educación es ayudar a otra persona a que saque todo su potencial, por lo que me gustaría que sirviese a colegios, profesores, ONG’s, empresas… como guía y acompañamiento”. Estos puntos nacen con el deseo de hacer “lo más sencilla posible” la tarea a las familias, en base a una frase que le inspiró mucho: “La perfección no se alcanza cuando ya no hay nada más que añadir, si no cuando no hay nada más que quitar”, frase que Luis Fe interpreta como que “algo es perfecto cuando ya funciona, cuando no hay que añadirle nada más y tienes la esencia de la misma, es decir, ‘¿cómo puedo hacer que esto funcione quitándole todo lo demás?’ ahí es cuando algo es perfecto”.
          Con toda la experiencia adquirida, y de manera natural, surge el tema del liderazgo: “Tengo en vena la interpretación y el teatro. En los últimos años he estado participando, junto a otros padres, en obras de teatro para niños en el colegio de mis hijas y es en esas obras donde me doy cuenta de que ‘el método’ (los 12 puntos antes comentados) tiene fuerza para extenderse a grupos de trabajo. Se dirigiría al ‘líder educativo’, que no utiliza su poder si no su potencial para sacar lo mejor de cada uno y le podrían sacar provecho personas con puestos de liderazgo, quienes –en cierto modo– ya están aplicando algunos de los 12 puntos”.
          Se permite, también, unas palabras dirigidas más a nosotros mismos, dejando un poco de lado los grupos que tan acostumbrado está a trabajar: “Nosotros somos la persona más difícil que nos tocará liderar, es fácil decirle al otro lo que debe hacer, pero a nosotros mismos nos cuesta motivarnos y mantener nuestros objetivos/sueños… Si consigues autoridad sobre ti mismo sabrás qué batallas debes luchar con más intensidad”.
          Con todo el tema de “el método” no busca únicamente su desarrollo profesional, “mediante las charlas, conferencias y demás quiero que se mantenga como algo muy propio: la educación como compromiso. Hay muchos libros publicados, varios de ellos muy específicos, pero también hay mucho bombardeo y una sensación de que todo está mal al centrarse demasiado en el problema. Nuestra orientación, desde el punto de vista social y positivo, es que sea algo que gratifique, y que sea positivo para los padres. Acompañar a alguien a que sea feliz. La alegría es mucho mayor y más duradera cuando haces algo por otro. Acompañar a alguien en labores de educación es de lo más gratificante que puede haber. Queremos romper un poco con la sensación de problema y conflicto, y llevarlo al terreno de algo positivo. Ver familias más felices y, por extensión, una sociedad más feliz, pero sin tener que cambiar el mundo, simplemente poner esa sensación de bienestar”.
             En el futuro ve a más gente feliz, “gente que se quita cosas, que vuelve a su esencia, que sabe liderarse a sí mismo y que lidera a otros” y ve “el método”, que surge de su experiencia trabajando, ayudando a conseguirlo. Desea “que ese futuro llegue cuanto antes y sea más productivo, más eficaz”. Y le gustaría mucho poder “contribuir a lo que venga… La educación viene de hace mucho, sin embargo hacerlo de otra manera, poner en el centro a la persona, no generar personas iguales, si no que sean individuos distintos y especiales, esa es nuestra vocación”.
            Cada día sonríe porque tiene una oportunidad de contar a los demás algo que ha descubierto, “algo que no es que sea exclusivo mío, es algo que mi experiencia y que la vida me ha dado. He tenido la oportunidad de trabajar y vivir en muchos sitios diferentes, conocer a muchos jóvenes, y viviendo eso no tengo más remedio que sonreír. Es como quien descubre un pequeño tesoro, tengo la oportunidad de compartir con los demás algo que la vida me ha dado a mí y que al resto puede ser útil. Así como tener, cada día, a mi mujer y a mis hijas a mi lado. Son tiempos difíciles y duros, pero si quitamos todo eso y vamos a la esencia de las cosas…”.
           –> Para acceder a todas las historias y caras sonrientes CLICK
Anuncios

Acerca de eMe Psicología Positiva

~Luis Felipe Prieto Vara (Psicólogo Social y Positivo) ~Myriam López Martín (Trabajadora Social) Co-desarrolladora en ~~>”La Educación Como Compromiso” FINALISTA del CONCURSO IDEAS+INNOVADORAS (CEEI Valencia y Florida Universitaria) Base teórica: “La Educación Como Compromiso. Mis Básicos de Educación o los doce elementos de la Competencia Educativa” Autor: Luis Felipe Prieto Vara [1ª Presentación pública: enero 2011] Obra inscrita en el Registro General de la Propiedad Intelectual de la Comunidad Valenciana con el nº de asiento 09/2012/30
Esta entrada fue publicada en Base Teórica, General, Ideas, La Educación Como Compromiso, Proyecto(s) y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s