Cómo Educar a los hijos, especial “Reuniones Navideñas Familiares”

Hemos hablado en otras ocasiones, desde Método “12 Básicos” para Educar, de como una de las mayores fuentes de adquisición y aprendizaje de comportamientos en nuestros hijos se va a dar por “imitación de modelos” Ver VIDEO. También hemos tratado muchas veces de lo importante que es la coherencia con lo que uno dice/hace y la relevancia que adquiere ese acuerdo entre los miembros de la pareja (y las personas que convivan a diario con nuestros hijos) Pero…

Cuándo se extiende ese “entorno” cercano, cuándo nuestros hijos van dándose cuenta de que hay “otros mundos ahí fuera”, de que las cosas pueden ser de otras maneras que las que han conocido de siempre en su casa (suelo poner el caso de la primera vez que un niño va a comer a casa de un amigo o un familiar y, por ejemplo, los macarrones son también macarrones pero “distintos”) ¿qué ocurre cuando hay multitud de posibles modelos y no todos convenientes o cuando se dan diferencias de criterios educativos en ese entorno más cercano que se va agrandando?

los-t_8gmWfsJroELxBZ2IO3ni6dk1wA7eDT

Durante todo el año se producen este tipo de distorsiones en el entorno de nuestros hijos ya que conviven en sociedad (y así debe ser) y, especialmente, en su círculo cercano de amigos del cole o de la asociación de tiempo libre o del deporte extraescolar… No sé si os sonarán de algo expresiones tipo “pues a Juan sus padres sí le dejan” “es que a todos los demás ya se la han comprado sus padres” etc.

Es un tema realmente complicado y, si además le añadimos la componente familiar…

En estas fechas de navidad, es frecuente que nos reunamos las familias para compartir alguna comida o cena o recibamos algunas visitas de familiares, o… en definitiva, pasemos más tiempo de lo habitual junto a hermanos/as (cuñados/as) que a su vez son tíos y tías, más los abuelos, parientes… y nos gusta (como es normal) que los primos pasen tiempo juntos y que puedan jugar tan felices y contentos.

119_1903

En el caso de que por ninguna de las partes se tenga una postura definida sobre cómo Educar a los hijos, puede darse el caso de que no pase nada o, lo que puede ser más habitual, que genere conflictos entre “los mayores” por situaciones “de niños”

Si es el caso de que estamos comprometidos con la educación de nuestros hijos y hemos incorporado a nuestro día a día una forma de Educar concreta, por ejemplo, el Método “12 Básicos” para Educar, entonces sí que necesitaremos tener presente que, de momento, es muy probable que, por simple desconocimiento, ciertas maneras de intervenir educativamente con nuestros hijos puedan “sorprender” a los demás padres. No será quizá muy evidente pero, qué duda cabe que sí habrá una diferencia entre nuestra manera de hacer las cosas (educativamente hablando) y otros estilos educativos o en la mayoría de los casos, el contraste puede ser aún mayor con aquellos otros que no han asumido ningún estilo educativo en concreto.

No es cuestión de ponerse en posturas intransigentes y/o sectarias, respetaremos en lo posible las opciones personales de los otros, pero, por si se diera el caso de situaciones en las que se ponen en evidencia de forma acusada las diferencias en criterios educativos, vamos a plantear algunas posibilidades:

–          A) En aquellas situaciones en las que somos nosotros los que dejamos a nuestros hijos a cargo o en alguna actividad con otros niños de la familia en la que nosotros no vamos a estar presentes: Simplemente procuraremos facilitar algunas orientaciones generales tanto a las personas que se quedan al cuidado como a nuestros hijos, que puedan resultar oportunas para la situación concreta. Se trata de cuestiones puntuales que, en la mayoría de los casos, no deberían resultar ningún problema si se resolvieran de modo diferente a como nosotros lo haríamos y que, las más de las veces, nuestros propios hijos advertirán, a “los mayores” al cargo, que ellos no suelen hacerlo así. Por ejemplo, si esa noche se van a dormir más tarde de lo habitual.

–          B) Si somos nosotros los que nos quedamos como “los mayores” al cargo de los primos o los hijos de otros familiares nuestros: En este caso, a no ser que hayamos recibido instrucciones concretas “de hacer algunas cosas de algunas maneras determinadas”, actuaremos igual con todos y basaremos nuestras intervenciones educativas en nuestro Método habitual “12 Básicos” para Educar. Asumiendo que, junto a la función de cuidado, se nos ha delegado la educativa.

–          C) Los momentos más conflictivos se suelen dar cuando todos “los mayores” (o algunos pero en mayor número que una única unidad familiar) están participando de la misma reunión, actividad y/o situación: De manera general, se actuará “matizando vez por vez” si se trata de una situación en que deben intervenir otros (A) o si podemos intervenir plenamente nosotros (B). Particularmente, se deben evitar situaciones de discrepancia manifiesta en la presencia de los niños y tratar el asunto entre “los mayores” en otro momento. No se trata de ceder siempre, pero sí evitar al máximo las situaciones tensas y no constructivas.

A posteriori”, con nuestros hijos, sería muy conveniente (en base al B10: Ayudar a Pensar) tratar las situaciones en que se haya producido este tipo de discrepancias con modelos familiares o con estilos educativos discrepantes, ya que, ellos son sensibles desde edades tempranas a este tipo de situaciones y captan las diferencias (volviéndose especialmente reivindicativos en los casos en que los otros estilos educativos que perciben pueda resultar “beneficiosa” su aplicación a su caso) Se suelen mostrar más atentos y nos señalarán las diferencias que les convengan, respecto de estilos más del tipo “dejar hacer” y no con los que se basan en autoritarismo (aunque también les asombra y debemos trabajarlo con ellos, ya que no están acostumbrados a esas dinámicas de castigos o similares)

¿Crees que el post refleja la realidad? ¿Añadirías algo? Déjanos tu comentario.

                                 Muchas gracias!!!!

        Luis Felipe Prieto Vara

Psicólogo Social

AUTOR (y Facilitador) del Método “12 Básicos”

   Puede aprender a aplicar en su familia el Método “12 Básicos” para Educar, en realmente pocas sesiones, con nuestro servicio de “Acompañamiento Individual Familiar” y mejorar en la tarea de Educar a sus hijos y la felicidad general de su familia.

Anuncios

Acerca de eMe Psicología Positiva

~Luis Felipe Prieto Vara (Psicólogo Social y Positivo) ~Myriam López Martín (Trabajadora Social) Co-desarrolladora en ~~>”La Educación Como Compromiso” FINALISTA del CONCURSO IDEAS+INNOVADORAS (CEEI Valencia y Florida Universitaria) Base teórica: “La Educación Como Compromiso. Mis Básicos de Educación o los doce elementos de la Competencia Educativa” Autor: Luis Felipe Prieto Vara [1ª Presentación pública: enero 2011] Obra inscrita en el Registro General de la Propiedad Intelectual de la Comunidad Valenciana con el nº de asiento 09/2012/30
Esta entrada fue publicada en Ejemplos Prácticos, Familia, Método "12 Básicos" para Educar, Salud y bienestar y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Cómo Educar a los hijos, especial “Reuniones Navideñas Familiares”

  1. Pingback: “¿Vacaciones? Escolares” Cómo Educar a los hijos en verano | eMe Psicología Positiva

  2. Yo creo que refleja perfectamente la realidad, cada familia educa como le parece, y eso está muy bien pero claro, cuando llega el momento de compartir largas jornadas surgen las discrepancias, a todos nos ha pasado, o bien hemos tenido niños educados de una forma muy distinta o los hemos dejado con gente que educa diferente. Cuando yo me he quedado con niños he seguido las indicaciones de los padres y he adaptado mi actividad a esas indicaciones, y cuando los míos han ido fuera, ya que eran unas horas o como muchísimo una noche, pues he cedido un poco para evitar tensiones. Me ha resultado un artículo muy interesante. Un abrazo.

    • Muchas GRACIAS por la aportación desde vuestra experiencia!!!

      La cuestión se “complica” cuando los abuelos deben asumir más carga en horas de estar con los nietos o en casos de “custodia compartida”… se requiere muy buena voluntad y disposición por todas “las partes” por el bien del “educando”, pero… este ya es otro tema, verdad?

      Un saludo. 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s