“La Escuela emocionalmente inteligente” por Alberto Alberola en Revista colegio DOMUS

“Uno recuerda con aprecio a sus maestros

brillantes, pero con gratitud a aquellos que

tocaron nuestros sentimientos” C. Jung

Según ASNIE (Asociación Nacional de Inteligencia Emocional (IE)) la IE es “la habilidad para reconocer y manejar los sentimientos propios y ajenos. Una persona con una alta IE es más capaz de sentir emociones que desea sentir, y de controlar sentimientos indeseables. También es más capaz de ayudar a otra persona a gestionar sus propias emociones. Una alta IE favorece en gran medida las relaciones sociales y está detrás del éxito personal y profesional.”

      ¿Qué hemos hecho en DOMUS antes? Realmente, llevamos educando la Inteligencia Emocional desde siempre. En las clases de religión, ética, pastoral, tutorías, etc, hemos transmitido de forma implícita y a veces más explícita el valor de conocer y calibrar nuestras emociones, sentimientos y expectativas sobre uno mismo. También como gestionarlos desde el espacio interior más espiritual o personal de cada cual, en relación a los demás, respecto a los estudios, respecto al mundo y la sociedad en la que nuestros alumnos están inmersos.

Pero el proceso de educar abarca todCorazónDePalabrasas las facetas del alumnado y a los agentes de su entorno. En nuestro colegio este año estamos integrando, bajo el epígrafe “Escuela Emocionalmente Inteligente”, todo aquello que implica una educación emocional completa, que accede a todos estos componentes de los educandos, y se vincula con las familias. Por una parte la educación para la salud, de la que ya hablamos en otro artículo, y que se ocupa de educar diversos aspectos psicofísicos. En la pastoral, componente intrínseco de nuestro ideario y quehacer cotidiano, educamos desde la espiritualidad cristiana.

      Según nuestro director F. Tos: “Escuela Emocionalmente Inteligente, es un proyecto global, vertical, para todos los niveles del Centro, transversal, en el que está implicado todo el claustro y todas las áreas. En él establecemos un programa que sistematizada, junto con la EPS (Escuela Para la Salud), en secundaria, y el Plan de Pastoral, actividades de relajación, autoconocimiento y habilidades para la Inteligencia Emocional a través de talleres, rutinas diarias e intervenciones externas. Con el Objetivo fundamental de generar y potenciar habilidades personales para gestionar las emociones propias y para mejorar la relación con los compañeros y con el entorno.

      La parte más novedosa entra en la Educación Emocional de manera explícita.

      Según el modelo RULER Definition_RULER                                                              para el aprendizaje social y emocional

                                                      (A. Brackett & J. Pickard Kremenitzer, 2011), adaptado por el Gabinete de Orientación, seguimos este método global para aprender las habilidades de reconocer, comprender, etiquetar, expresar y manejar las emociones, que constituye la base del éxito personal, social y académico.

      Desde los cursos de infantil hasta bachillerato, se están realizando actividades encaminadas a lograr los objetivos citados, como parte de un camino que somos conscientes ha de durar toda la vida estudiantil y aun más allá. estas dinámicas trascienden la enseñanza y buscan experimentar de forma vivencial lo que es percibir, sentir y gestionar o expresar emociones y sentimientos.

      Para ello es fundamental crear ambientes propicios que permitan un espacio interior receptivo y sensible. La relajación, el fomentar espacios acogedores, la visualización interior o enfocada a mejorar el autoconcepto y la autoestima, son la base para ir logrando nuestros objetivos y poder extender estos estados de calma a todos los momentos posibles del tiempo escolar, fomentar la tolerancia, la mejor resolución de conflictos o el afrontamiento de las tareas escolares que causan más estrés y preocupación.

      ¿Cómo integrar e implicar a todos los agentes educativos: padres-profesorado-alumnado? Reza el proverbio africano que tanto gusta a Antonio Marina, “Se necesita toda la tribu para educar a un niño”. 

Este curso también se ha iniciado un novedoso concepto de Escuela de AMPA, que pretende ayudar a que la tarea educativa se conecte e integre todavía más, si cabe, entre la familia y la escuela.

      Según el Psicólogo Luis Felipe Prieto, siempre recordamos que Educar es “sacar a la luz”, lograr que sean felices nuestros “educandos”, hijos y alumnos. Una felicidad que es nuestro objetivo para ellos y que no es “a la ligera” o “de cualquier modo”. Una felicidad, que se tendrá que basar, como decíamos, en educar, en lograr el desarrollo al máximo de todo su potencial que llevan dentro, acompañarles a alcanzar la mejor versión de ellos mismos.

      Por ello se ha iniciado, de cara a los padres, el “Acompañamiento Grupal” de la Escuela de Familia con el Método “12 Básicos” para Educar , creado por el citado Psicólogo. Mafalda+Cartel_V2

      En cada intervención educativa con nuestros hijos, es muy importante que entendamos que entre seres humanos, todas nuestras relaciones implican una serie de variables muy complejas. Entre ellas, nuestra situación personal (podemos estar cansados, “alertas” por algo…) y, sobre todo, las emociones que nos suscita el momento y van a estar modulando el cómo intervengamos (cómo nos hablemos, como pidamos las cosas, como nos comportemos…).

      Hay que ser conscientes de que en cada familia esto responde a un historial familiar, de costumbres y modos de hacer, por lo que será de vital importancia que tengamos cierta habilidad (que se puede adquirir y perfeccionar) para identificar y, por supuesto, gestionar nuestras emociones en la relación con nuestros hijos en su contexto, más allá de fórmulas únicas para gestionar y resolver (por ejemplo poner límites es un concepto que en cada contexto familiar puede tomar matices diferentes).

      Por ello quizá la frase de San Juan Bosco nos sirva como guía y colofón:

“Educar es cosa del corazón”

Educar-es-cosa-del-corazon

 

Anuncios

Acerca de eMe Psicología Positiva

~Luis Felipe Prieto Vara (Psicólogo Social y Positivo) ~Myriam López Martín (Trabajadora Social) Co-desarrolladora en ~~>”La Educación Como Compromiso” FINALISTA del CONCURSO IDEAS+INNOVADORAS (CEEI Valencia y Florida Universitaria) Base teórica: “La Educación Como Compromiso. Mis Básicos de Educación o los doce elementos de la Competencia Educativa” Autor: Luis Felipe Prieto Vara [1ª Presentación pública: enero 2011] Obra inscrita en el Registro General de la Propiedad Intelectual de la Comunidad Valenciana con el nº de asiento 09/2012/30
Esta entrada fue publicada en Base Teórica, Ejemplos Prácticos, Escuela, Familia, General, Libros, Método "12 Básicos" para Educar, Salud y bienestar y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s